Centro de meditación

Centro de meditación

El Centro de Meditación Kadampa –Guadalajara será un oasis de paz  en el en el corazón de la ciudad.

Tendremos un centro budista moderno, accesible a personas de cualquier ocupación, creencia o género. El objetivo del centro es proveer a los habitantes de Guadalajara y otros lugares del estado de Jalisco,  métodos prácticos para solucionar sus problemas diarios, como son los causados por el enojo, el apego o la ignorancia.

Tara Verde en el KMC de Taiwán

En el Budismo creemos que al ver directamente a una estatua de Buda, recibimos poderosas huellas en nuestra mente, creando así la causa de  alcanzar estados internos de profunda paz interior. El KMC Guadalajara será uno de los dos centros en México con estatuas grandes y totalmente cualificadas, diseñadas por Guen Losang Kelsang,  director espiritual de la NTK-IKBU para Suiza, Austria e Italia.  Utilizando la última tecnología en la materia, Guen Losang diseñó estatuas de los Budas en tercera dimensión en una computadora, y posteriormente fueron impresas en 3D y pintadas por artistas cualificados de la tradición. En Guadalajara tendremos la inmensa fortuna de beneficiarnos de este esfuerzo.

Gracias a la visión del Venerable Gueshe Kelsang Gyatso, fundador de la Nueva Tradición Kadampa- Unión Internacional de Budismo Kadampa, diferentes centros budistas y de meditación han adquirido la forma de templos budistas modernos, donde maestros cualificados nos comparten la ancestral sabiduría budista de forma práctica y sencilla, con la única finalidad de solucionar nuestros problemas diarios.

Las enseñanzas budistas, en particular la presentación del budismo moderno, son métodos científicos para mejorar nuestra naturaleza y cualidades humanas por medio del desarrollo de nuestra mente.  Venerable Gueshe Kelsang nos explica en su libro Budismo Moderno:

“A pesar de que en el mundo hemos sido testigos de un considerable progreso material, la felicidad del ser humano no se ha incrementado del mismo modo. Esto indica que la causa de nuestra felicidad y la solución a nuestros problemas no se encuentran en el mundo externo.

La felicidad y el sufrimiento son estados mentales y, por lo tanto, sus causas principales no existen fuera de la mente misma.

Si queremos ser verdaderamente felices y liberarnos del sufrimiento, debemos aprender a controlar nuestra mente.

La finalidad de las enseñanzas budistas es que todos y cada uno de los seres realicemos por completo nuestro potencial interno para experimentar paz y felicidad perfectas. Te invitamos a que participes de este precioso proyecto”.

¡Todos son bienvenidos!